Reflexione las historias

Esta es otra historia real. Alfonso, de 36 años e Ingeniero Civil y jefe de turno en operaciones y  Willians de 20 años, es un esforzado operador planta del área de Molienda y padre de una niña de 3 años, este carece de motivación en su trabajo y quiere irse. Entonces, su jefe, conversa con él cada vez que regresa del descanso, le pregunta primero sobre su cosas de interés personal (hobby, sueños; miedos); luego lo ánima a pensar en lo importante que es él para su hija y sus padres; le sugiere estudiar una especialidad; pronto resalta sus capacidades laborales y lo llama mejorar su desempeño en la mina, y a ver que tiene mucho potencial, que si lo usa bien se le abrirán otras oportunidades.

Resultado: Willians cambia de actitud y mejora notablemente su rendimiento y además “contamina” a sus compañeros de optimismo. 

 Analizando las historias se comprende más…

Nadie cambia sino quiere hacerlo, pero si alguien con empatía nos ayuda a reflexionar sobre algún aspecto de nuestra vida, entonces es posible que se produzca una acción que desemboque en un cambio positivo para muchos. ¿Porque es tan difícil  de hacer?. Porque gran parte del día nos estamos mirando el ombligo, además es tanta “la demanda interna” que buscamos y presionamos al otro para que nos atienda o cumpla con aquello que nos favorece. En el ámbito de las virtudes significa ser menos egoísta y más generoso, y en el ámbito social podríamos decir que es fomentar el bien común, algo muy, pero muy escaso en nuestras frenéticas relaciones cotidianas.

En nuestros Talleres sobre los Conflictos Generacionales o incluso en los relacionados con la Gestión del Conocimiento (KM), la mejor forma de entender un proceso humano es diseccionar uno o más casos que los alumnos proponen.

Analizando a Alfonso y Willians

  • Ambas personas, Alfonso y Willians,  son de generaciones distintas, X y Milenio o Y respectivamente, que según algunos estudios no se llevan bien en el trabajo. Aún más, ambos son del área de procesos y no reciben ninguna orientación previa de RR.HH.
  • Alfonso intuye que vale la pena hacer un esfuerzo para ayudar a  Willians.
  • Alfonso es empático pues se pone en el lugar de Willians. Piensa en él.
  • El lenguaje usado para comunicarse entre ambos es simple y franco.
  • Ambos demuestran un interés genuino de ayudarse mutuamente a mejorar  el proceso industrial que los une.
  • Alfonso le da un sentido propio al esfuerzo diario de Willians, con ello le abre esperanzas de un futuro mejor para él.
  • Willians escucha, reflexiona y cambia su actitud, lo cual mejora su desempeño.
  • Alfonso finalmente felicita a Willians por su cambio y lo destaca ante el equipo.

¡Bingo, todos ganaron… !. Se hizo un esfuerzo en gestión de personas y se obtuvo un gran retorno: más compromiso (engagement); más motivación; mejorar la autoestima; más seguridad laboral; mayor producción y mejor ambiente de trabajo. Ahora deduzca Ud. cuáles fueron los efectos positivos en las personas cercanas a Alfonso y Willians.

Si leyó lo anterior, quizás reflexione y provoque algún cambio.

La acción de reflexionar está basada en la conversación, la observación o lectura, pero sobretodo en el pensamiento que esto evoca, de ahí lo importante de analizar las historias, las propias y las ajenas, porque esto genera conocimiento.

De hecho, lo que escribimos en nuestro blog, están basadas en historias, que estas produzcan o no cambios no depende de nosotros, depende sobre todo del lector, o sea de Ud., de la credibilidad que nos asigne; su predisposición a reaccionar ante mensaje recibido; incluso de su sensibilidad personal ante el tema. A lo mejor ya está saturado de información, que es lo más probable, porque estamos constantemente siendo regados por un diluvio de palabras, que pronto pierden su valor y fuerza. Aun así, intente detenerse, reflexionar, nútrase así con más conocimiento y genere otras historias con sentido.

 

Andrés Cabrera C.

Gerente Pino Alto

http://www.bibliotecadeconocimiento.cl

 

(*) Inspirado en:

7 comments

  1. Guillermo Viñas dice:

    Gracias Andrés, esto es lo que hay que fomentar para que nuestras relaciones en el trabajo se construyan de la forma como lo comentas en esta historia, al final del día todos ganamos.
    Un abrazo.

  2. Ferran Pi Roca dice:

    Excelente ejemplo Andrés. Valorar por igual los resultados de negocio y las relaciones con las Personas. Ponerlas al mismo nivel. Todos ganan. Un saludo cordial y muchas gracias.

  3. Claudio Vergara dice:

    Quizás puedes agregar una sección/curso/conversación sobre el valor del «trabajo práctico», es decir, los oficios. Nuestra moda elitista nos ha llevado en Chile a tener siete ingenieros por cada obrero, inhibiendo el desarrollo de técnicos, muy necesarios, valorados y que permiten la persistencia de nuestra cultura nativa.

    CVL

  4. Rubén Orellana dice:

    Mmmm. Interesante reflexión.
    Comparto el juicio que haces, respecto que nadie cambia si no existe un gatillo que lo provoque, el que tu señalas, un otro con empatía, es uno de los más potentes.
    Un abrazo

  5. Sara Pérez dice:

    Estimado Andrés

    Muchas gracias por su mensaje y llamado a reflexionar. Sin duda para actuar bien y mejorar en el diario vivir, necesitamos detenernos a analizar nuestro entorno y las personas. Definitivamente muchos necesitamos palabras de ánimo para surgir y al mismo tiempo nosotros, en algún momento, hemos guiado a otro.

    Saludos cordiales,

    Sara Pérez

  6. Roberto Ibieta dice:

    Excelente aporte. Le pasé una copia de algunas historias a mi hijo y sé que le serán de mucho beneficio.

  7. Hector Agurto C dice:

    Distinguido amigo, estas historias que nos entregas, son realmente
    un gran aporte para los tiempos que estamos viviendo, a los que tenemos la suerte de leerlos nos hace pensar y reflexionar, es una gran contribución social.