Entendiendo a los niños de hoy

Mi hijo Nicolás hace unas semanas cumplió dos años. Le compré un iPad.

La comprensión, reconocimiento de cientos de palabras, incluso la coordinación ojo-mano ha mejorado en corto tiempo. Estoy sorprendido y agradecido por esta herramienta de aprendizaje.

El 17% de los niños como Nicolás se conectan a algún dispositivo tecnológico. Ellos aprenden a relacionarse con un celular antes de saber leer y escribir, hacen sus deberes con ayuda de Internet y crecen inmersos en las redes sociales.

Sus padres son de la generación X, generalmente desconfiados y carentes de utopías. Su hogar es frecuentemente uniparental, o sea, han estado o con mamá o papá; y muchos son hijos únicos. Los niños de hoy son una generación muy venerada, con padres helicópteros, o sea, siempredisponibles para atenderlos, subsidiando sus responsabilidades; es difícil decirles que NO; y no solo exigen ser escuchados sino además participar en las decisiones familiares.

Reciben premios por levantarse; participar; y hacer la tarea; así se les va exigiendo poco esfuerzo por ganarse las cosas. Han crecido siendo filmados y fotografiados y hoy ellos hacen lo mismo; registran todo sin discriminar la utilidad del evento, porque parte de su identidad la construyen en las redes sociales, y lo hacen desde la soledad de sus habitaciones pero que esta inserta en mundo virtual híper poblado.

Son la primera generación 100% nativa a la tecnología, la cual mediante el uso intensivo de los videos juegos han desarrollado un pensamiento crítico y más creativo para resolver problemas, aprecian la colaboración y valorizarán el bien común; desarrollan la multiculturalidad y tendrán un mejor conciencia ecológica; la impaciencia los persigue y les cuesta superar sus tempranos fracasos. Son más confiados y comprometidos, pero establecer relaciones personales con otros fuera de sus círculos más íntimos les cuesta porque no tienen “competencias callejeras”.

Así, nuestros niños se están preparando para incorporarse al mundo de los adultos, por medio de simulaciones, redes de aprendizaje y contenidos multimedia, sin embargo se debe tener en cuenta que las bases educacionales de un niño empieza a formarse muchísimo antes que él nazca, la forma en que sus bisabuelos educaron a sus abuelos, y estos a sus padres y luego estos lo formaron a él es un todo continuo, porque los seres humanos somos una construcción histórica.

Finalmente y más allá de los sorprendentes artefactos tecnológicos los niños de hoy y los de ayer siguen siendo esos pequeños locos que nos llena la vida de sorpresas, alegría, travesuras y desafíos. Cierto que pronto serán adultos y lo que prevalecerá en ellos, a igual que nosotros, será la familia, porque es el primer y último refugio del hombre. Confiemos en ellos.

Andrés Cabrera Croquevielle

Deja un comentario