¿EXPERTO O ESPECIALISTA?

Desde algún tiempo he constatado que la palabra “experto” está en boga, tanto en las comunicaciones como en las empresas. Así es común apreciar en los noticiarios la frase: “Escuchemos al experto….”, o “En el estudio se encuentra el experto….”. Hace unas  semanas un animador en un programa de concurso de belleza nacional presentaba a una de las concursantes de 19 años de edad como experta en inglés. ¿Realmente que significa ser un experto? ¿Sabemos distinguir a un experto? ¿Es usted un experto?.

He apreciado que  la mayor parte de las personas, tanto en un ambiente laboral como en lo cotidiano, confunden una serie de conceptos relacionados con experto. Las palabras talento (atributo muy de moda en las áreas de Recursos Humanos de las empresas) y experto son fácilmente conjugadas como sinónimos. Aún más, los  términos que más se confunden y mezclan sin discriminar nada entre ellos es la de especialista y experto.

 

¿Qué es ser un especialista?

Recientemente en Chile se accidentó un avión militar en el mar frente a la isla Juan Fernández, tragedia donde perecieron 21 personas, entre ellas un equipo de un conocido canal de TV y un destacado empresario. Durante estos días, ha quedado la duda si la nave iba piloteada por la joven Carolina Fernández, teniente de 26 años de edad o el teniente Juan Pablo Mallea, un año menor que la teniente. Ciertamente nadie puede dudar de las competencias de ambos para pilotear la nave CASA 212. Sin embargo, ¿es posible que alguno de los dos fuera un experto?. Por la información públicamente conocida, lo más probable es que la respuesta sea no, ellos más bien eran especialistas.

Existen toda clase de especialistas, aquellos que estudian, como por ejemplo los médicos, los cuales una vez graduados de su postgrado, se les concede de inmediato el grado de especialista, o como aquellos economistas que se graduaron de su doctorado; o bien aquellos que lo logran con la experiencia, como por ejemplo un operador de una minera, o simplemente por tener habilidades especiales. Todos ellos, son considerados especialistas porque poseen un alto nivel de competencias para desempeñarse en sus respectivos trabajos. Es decir, ellos se distinguen porque tienen una gran cantidad de lo que se denomina CONOCIMIENTO EXPLICITO.

 

¿Qué es ser un experto?

Si ya tenemos claro lo que distingue principalmente a un especialista, entonces podemos señalar que lo que destaca a una persona experta es el conocimiento o habilidades adquiridas solo con la experiencia, es decir, un experto puede tener o no tener educación formal. Por lo tanto, para convertirse en un experto, no es necesario un diploma que lo acredite; ni existe un momento exacto donde se adquiere esta condición, ya que es una transición de aprendizaje continuo. La categoría de experto solo la adquiere una persona cuando sus pares y su empresa lo reconocen como tal. Hay estudios que indican que para convertirse en un experto se necesitan un mínimo de diez años de actividad, lo que concuerda con nuestra propia experiencia como Pino Alto.

He comentado que los especialistas tienen una alto nivel de competencias, al igual que los expertos, entonces en la práctica ¿que diferencia uno del otro?. En las actividades del día a día, como operar un equipo o pilotear un avión, en nada. La diferencia se aprecia en situaciones criticas o inesperadas,  en estos cruciales momentos es cuando un experto se destaca por todo el conocimiento que ha incorporado en su mente a través de la experiencia, conocido como CONOCIMIENTO TÁCITO, el cual lo faculta para actuar o tomar la mejor decisión que el momento amerite.

 

Reflexión Final

Dada la complejidad de los actuales procesos industriales, una persona que logre convertirse en un experto en los términos ya señalados y en el ámbito que sea, debe ser debidamente reconocida y compensada al interior de la empresa, sin que esto necesariamente le signifique lograr una posición jerárquica o adquirir grados académicos.

 

Andrés Cabrera N.

Pino Alto

acabreran@pinoalto.cl

 

Comments are closed.